lunes, 11 de octubre de 2010

Burros Gatsiola

Esta noche les traigo la reseña de un lugar místico que el otro día probamos y al parecer ha llegado para quedarse.

Se trata, nada más y nada menos que de Burros Gatsiola. Jajaja, en realidad no se llaman así pero al no tener nombre y por cuestiones muy amplias de explicar aquí así les pusimos.

Como dato contextual, cuando ibamos unos amigos y su servidor llegando, vi la carreta y dije: "No se porqué pero ésta carreta me da buena espina". Dicho y hecho.

Esta carreta está sobre la calle Enrique García Sánchez entre Tamaulipas y Zacatecas cerca de La Trova. Se pone en el estacionamiento de una placita comercial llamada "Plaza Boulevard". Entonces por estacionamiento no hay de qué preocuparse pues está la plaza esta y no hay otro negocio abierto a horas nocturnas.

Los burros percherones que ofrece esta carreta son nada más de una variedad que es carne asada, cebolla asada, chile verde en rajas, tocino, aguacate, tomate y queso, creo. No, no, no, una cosa deliciosa. La carne es extremadamente rica, sin cueritos, sin grasa, blandita, muuuy rica. La cebolla asada, el chile verde y el tocino quedan al fregazo ¡Y los tamaños!. Como ya saben, uno es de buen comer así que muy valiente pedí burro entero y sin chistar el burrero (jaja) me dijo que no me lo iba a acabar que pidiera medio. Asustado ante su actitud tan segura decidí seguir su consejo y efectivamente pedi medio. Cuando lo vi no pude sino expresar mi asombro y preguntarme que si ese era el medio, como sería el entero. Porque el medio es un entero en cualquiera de las carretas aquí reseñadas, el chico es un medio y el entero no quiero saber, jaja. 

Todo esto por la módica cantidad de $65 (el medio, el chico pues andará un poco abajo y el entero un poco arriba) que para el tamaño del burro y su increible sabor se me hizo toda una ganga.

Respecto al lugar, ya sabemos: carreta. Hay un par de sillas y mesas y ahí estuvo. Obviamente todo esto acompañado de sus salsa, limón y crema y bebidas ad hoc.

Ahora, el trato fue sumamente amable. Desde que nos bajamos del carro fuimos bien recibidos, bien atendidos durante nuestra estancia y bien despedidos al final por el amable burrero que complementó el buen rato que pasamos ahí... casi como camarada conocido nuestro, bastante bien. 

Entonces, tanto por precio, como por sabor, como por servicio estos burros son muy buena opción por rumbos de la San Benito a quienes tengo el gusto de recomendar y estoy seguro que quedarán igual de satisfechos que yo.
Sale!!

Calificaciones:
Lugar: * * *
Servicio: * * * * *
Sabor: * * * * *
Precio: * * * * *

4 comentarios:

Laura Rodríguez dijo...

que rico! tendremos que ir por ahí :)

Alfredo dijo...

Hola, Laura!

Gracias por tu comentario! Efectivamente, te recomiendo mucho darte una vuelta :)

Gracias por tu visita a GGH!

Daniel Barrera dijo...

Saludos compañero! échenle una leída a esto, ahí referencié tu blog =o)

http://www.blogsonora.com/2010/10/24/la-maldicion-del-comensal/

Alfredo dijo...

Gracias por la referencia, Daniel!!

Leí el post ya, muy interesante por cierto y muy cierto. Dame chance para poderte comentar mas ampliamente!

Saludos y salud!