lunes, 15 de noviembre de 2010

Gallo Negro

La otra noche andabamos buscando a donde ir a tomarnos unas cervezas y pensamos en el Gallo Negro, este barecito ubicado justo enfrente de la Barra Hidalgo en Obregón esquina con Garmendia en el mero centro de la ciudad, ahí donde las gallinas ponen... ni al caso, jajaja.

Varias veces había pasado por ahí y lo había visto, incluso había recibido un par de comentarios decentes sobre el lugar así que sí tenía ganas de conocerlo.

Debo reconocer que si bien no tengo pelos en la lengua a la hora de mencionar los aspectos negativos de un lugar dejenme decirles que este lugar realmente se esforzó.

Pues bien, vamos.

El lugarcito este está, como lo mencioné arriba, enfrente de la Barra Hidalgo, en la OTRA esquina de Obregón y Garmendia. Por estacionamiento están las calles aledañas o algún estacionamiento de paga que haya por ahí. Se me hace una tontería pagar lo que cobran por esas cosas así que me estacioné en la calle de atrás y todo bien.

Ya, nos bajamos, llegamos al lugar, nos piden la credencial de rigor, te metes y.............................................................................................................................................................................................. ya. En fin. El lugar tiene dos áreas una cubierta y otra al "aigre" libre. La cubierta estaba llena porque había un toquín de ska, así que nos fuimos a la parte externa. Estuvimos como.... ¿15 o 20 minutos? Hasta que DEDUJIMOS que tenías que ir tu por tu cerveza a la barra... aun cuando había meseros dando vueltas que sí nos voltearon a ver... en fin.

Fuimos a la barra por cerveza. Pedi dos tarros de Indio.... Sorpresa, no hay Indio ¬¬ sólo Tecate Light... en ese momento ya decidí salir del lugar.

El bar este es una casa vieja.... con mesas y sillas de plástico... es todo. Hay un par de fotos viejas... y ya. Como pueden ver el servicio es espantoso, o más bien inexistente. Todavía fuera el concepto del lugar "Vas por tus cosas", como el Bar Bellagamba en Buenos Aires (ahí todo mundo sabe que así es porque es un bar de mcha tradición en la ciudad), avisas, sobre todo si no es un concepto nuevo en la localidad... pero no, nada. Y el mesero sí nos vio y no fue para acercarse a decirnos viéndonos sin nada en la mesa. Horrible, realmente.

Y todavía dijeras que el lugar lo desquita, no, en lo absoluto, está mediocre a más no poder el lugar.

Los precios. Tarros Jumbo: $50 (Muy caro para estándares de otros lados mucho mejores) y vaso $25 (El Chiltepinos lo da a $18, el Latino Bar a $15 y por ahí otros establecimientos).

Entonces no les recomiendo esta gran decepción de la noche, pues como les había mencionado arriba, sí tenía ganas de conocerlo, por fuera se veía interesante. Pésimo servicio, lugar más mediocre, realmente aplica la expresión "equis", no tiene absolutamente nada de chiste. Definitivamente, mejor váyanse a otro lado.


Sale!!


Ver mapa más grande

Calificaciones:
Lugar: * *
Servicio: *
Sabor: ¿? No pude tomar nada.
Precio: * *


Creo que nunca había puesto tan mala calificación en general, jajaja.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

porfavor contactame, me gusto mucho tu blog te dejomi mail ivan@monky-revista.com

Laura Rodríguez dijo...

tienes mucha razón, yo solo fui una vez, pero de seguro que va a ser la última, yo pedí una limonada, porque era la única opción de bebidas sin alcohol, y me salió algo extraño en la bebida... no se bien que era pero NO era semilla de limón... y sí se tardan mil años en atenderte. Cuando yo fui había tocada también y el lugar tiene muuuy mala acústica o de plano el sonido estaba muy malo, pero lo cierto es que no se podía escuchar ninguna otra cosa.

Alfredo dijo...

Hola, Laura!

Gracias por comentar!

Si, es una lastima que no se esfuercen en dar al cliente una buena experiencia para que regrese... en fin... y luego eso de que te toquen cosas raras en la comida/bebida :S

Carlos Contreras dijo...

Tienes toda la razón yo fui una vez y no me quedaron ganas de volver. Es un pecado que no tengan Indio!!